Zeit  3 Stunden 57 Minuten

Koordinaten 1559

Hochgeladen 4. Juni 2013

Aufgezeichnet Juni 2013

-
-
1.171 m
557 m
0
10
21
41,7 km

angezeigt 1874 Mal, heruntergeladen 33 Mal

bei Quesada, Andalucía (España)

Empezando desde el polígono industrial, esta ruta es algo más dura (IBP 75) que saliendo desde el pueblo. Tras el primer tramo de "calentamiento" hasta la salida del pueblo, comenzamos el Puerto de Tíscar propiamente dicho junto a la señal que así lo indica y a un hito con el kilómetro 0 de la carretera. Los tramos que se hacen más duros están en los kilómetros 1, 3 y 8, aunque el puerto es bastante tendido y nunca nos exigirá un gran esfuerzo.
Desde el puerto, tras abrigarnos, descendemos por un trazado sinuoso hasta encajonarnos en los desfiladeros que el río Vadillo ha tallado en la roca caliza a lo largo de los siglos. Pasamos junto al bar que toma el nombre del río (cuenta con una gran fuente y terraza sombreada), atravesamos el túnel y, unos metros más abajo, vemos el desvío hacia la Cueva del Agua. Trazamos la curva con cuidado y bajamos hasta el final del asfalto, donde nos esperan más de 160 escalones si queremos bajar hasta el fondo de la cueva (recomendable).
Volvemos sobre nuestras rodadas y, tras incorporarnos a la carretera, recorremos unos metros y giramos a la derecha en el cruce señalizado hacia Belerda y Huesa. Atravesamos el túnel e iniciamos el descenso hacia Belerda por una carretera muy estrecha con unas vistas impresionantes que bien haríamos en disfrutar por unos minutos: la fractura tremenda que el arroyo Vadillo ha tallado en la piedra (y que acoge la Cueva del Agua y el Hoyo Verde), la aldea de Belerda incrustada en el farallón rocoso, el castillo de Tíscar sobre unas peñas cortadas a pico y el Rayal, que desde esta perspectiva parece un gran pico alpino.
Al llegar a Belerda (fuente a la derecha) pasamos en unos metros del descenso abrupto a un par de repechos notables que nos obligarán a cambiar rápido de piñones. Al salir de la aldea, nos espera el inicio del puertecillo: 600 metros con desniveles superiores al 15% van a poner a prueba nuestras piernas. Tras un "descanso" con desniveles más asequibles, otros 400 metros de locura harán que este breve puerto de tres kilómetros parezca mucho más largo. El último medio kilómetro es más llano y virado.
El descenso a Huesa, con el asfalto muy bacheado, comienza con rampas vertiginosas y luego nos obligará incluso a pedalear. Para atravesar Huesa, lo más rápido es ceñirse a la derecha en la entrada y continuar siempre de frente, hacia el norte. Acabaremos desembocando en una rotonda donde ya vemos señales de tráfico que nos muestran la carretera de vuelta a Quesada (continuando el sentido de la marcha que traíamos).
Por una carretera ancha y con arcén, con el pavimento en muy buen estado, vamos ascendiendo suavemente, admirando las vistas del Caballo de Huesa a nuestra derecha y el valle del río Guadiana Menor, la Sierra de las Cabras y Sierra Mágina a la izquierda y la Loma de Úbeda al frente. Al vislumbrar la pedanía de Los Rosales, la carretera se estrecha y pica hacia arriba de forma ostensible. Tras atravesar la aldea, seguimos subiendo un buen trecho. Una rápida bajada y la subida final hasta el Paso del Aire, con buenas rampas, nos devolverán las vistas del punto de partida, donde llegaremos tras un largo y cómodo descenso que puede incluir una parada en alguna de las terrazas de Quesada para reponer fuerzas.
El cruce es claramente visible. Está en un repechete que podemos superar con la inercia de la cuesta abajo.
La Cueva del Agua es un impresionante monumento natural. El arroyo Vadillo ha excavado a lo largo de los siglos un abrigo por el que se despeñan las aguas, horadando las paredes del Caballo de Huesa. El efecto destructor se compensa con el efecto constructor de la caliza disuelta en agua, que llena la cueva de estalactitas, estalagmitas y columnas.
Es una curva cerrada, habitualmente con piedrecillas sueltas, en plena cuesta abajo. Hay que extremar la precaución.
El Paso del Aire ofrece unas vistas inmejorables de los valles del Guadalquivir, el Guadiana Menor y el río de la Vega o de Quesada, así como de la Loma de Úbeda, Sierra Mágina y las sierras adyacentes. En los extremos, se aprecian Sierra Nevada y la Sierra de Cazorla.
Tras el duro ascenso desde Belerda, en este puertecillo podremos contemplar el llano donde se asienta Pozo Alcón (a pesar de la neblina, se adivina el pueblo en la foto adjunta, de hecho), los valles secundarios que descienden hasta el más profundo del Guadiana Menor, los Picos del Guadiana junto a Huesa y la zona conocida como Las Dehesas, el inicio de una tierra perdida entre las sierras del Pozo y Mágina y la Hoya de Guadix.
El Puerto de Tíscar, por donde pasa el sendero GR-247, es un mirador espectacular que nos permite apreciar tanto el valle del Río de la Vega (o río de Quesada) y las tierras que se extienden hacia el valle del Guadalquivir y la Loma de Úbeda como, hacia el sur, el angosto valle del arroyo Vadillo, encerrado entre el Caballo de Huesa y los picachos de Tíscar, con el castillo y el santuario en la parte más baja. Al fondo, la hoya de Baza. Con todo, las vistas más cercanas son las más espectaculares, especialmente las de las tres cimas que forman el Águila de Quesada: Rayal, Picón del Guante y Villalta. También podemos ver el torreón y, enfrente, la cuerda de montes que conduce hasta el Cerro de Vítar, el más alto de la espina montañosa situada al este de Quesada.

2 Kommentare

  • goides 27.10.2013

    Una ruta para disfrutar de los paisajes. Preciosa

  • Foto von moriarti007

    moriarti007 20.11.2013

    Apuntada para hacerla en breve.

Du kannst oder diesen Trail