-
-
1.307 m
866 m
0
0,7
1,4
2,89 km

angezeigt 636 Mal, heruntergeladen 11 Mal

bei Jubera, La Rioja (España)

En estas pequeñas rutas que te presento con el nombre de Pasos Perdidos en Nalda te descubro algunos de los recorridos más recónditos e increíbles que he descubierto en 11 años de investigaciones, paseos y horas muertas contemplando mapas de La Rioja. Ninguna de ellas es muy conocida ni está señalizada en las guías. Alguna es francamente difícil de recorrer. Todas ellas tienen el encanto de la cercanía a Logroño y lo sorprendente que resulta descubrir lugares tan recónditos y salvajes a unos cientos de metros de pistas y senderos trillados y transitados por senderistas y trialeros. Disfrútalas y cuida el entorno como si fuera tu propia casa.
En esta Parte 3 recorreremos un bosque digno de las selvas del Amazonas y apto para aventureros natos. Probablemente es la ruta más dura e incierta pero yo la he hecho en 2 ocasiones (siempre en subida). El inicio de la senda esta bien escondido y nace en un pequeño barranquito lateral a la pista que sube al Cubaldón. Inicio claro y prometedor, paso por una pedrera, otro tramo de bosque y llegamos a la pedrera más grande, bajo las Peñas Valderas en dónde hay una bifurcación (Ruta 4) que dejamos por la derecha. Paso del barranco, remontamos una ladera rocosa y accedemos a las puertas del Chorrón. Allí mismo dejamos la senda que asciende (Ruta 5) y vamos por el bosque hacia la derecha y sin camino claro. El principio es prometedor. El bosquete esta bastante despejado, sin apenas maleza y casi se puede correr. Llegamos a un cruce nítido del barranco y una vereda aceptable que asciende entre los roquedos para asomarnos al vértigo de las Peñas Valderas (fotos). Tas bajar de nuevo, ya que progresar entre las rocas me parece complicadísimo y peligroso yendo solo, reiniciamos el ascenso entre el bosque hacia la Serrezuela. Es muy cerrado y sucio. Tendrás que buscarte la vida, desandar a ratos y hacer múltiples pruebas. Es desesperante a ratos, incluso la primera vez pensé darme la vuelta por lo lento y arriesgado de la progresión. Por tu derecha aumenta rápidamente el desnivel hasta hacerse intrasitable, casi un cortado vertical lleno de pinos caídos, por lo que tenderás a ascender poco a poco. Más o menos cuando el altímetro te marca unos 1150/80 metros comienzas de nuevo a tirar a la derecha para dejar el bosque y llegar a una planicie pedregosa de monte bajo. Si te acercas al cortado ves ya el final de las Peñas Valderas y, a lo lejos, el Somero y la Serrezuela que es el fin de ruta.
Una auténtica aventura.

Kommentare

    Du kannst oder diesen Trail