Zeit  2 Stunden 46 Minuten

Koordinaten 1577

Hochgeladen 14. Mai 2013

Aufgezeichnet Mai 2013

-
-
179 m
-1 m
0
14
28
56,45 km

angezeigt 1910 Mal, heruntergeladen 45 Mal

bei Santa Eulària des Riu, Baleares (España)

Ruta de 56 kms en el noreste de Ibiza ideal para aunar un buen entrenamiento con la contemplación de hermosos lugares ibicencos. Desde Sta Eulària llegamos rápidamente al puerto marinero de Es Canar, centro turístico de gran difusión entre los turistas británicos.

Dejando la costa nos adentramos hacia la zona de Sant Carles de Peralta, pasando por el puertecito cercano al municipio, primera tachuela del día. En Sant Carles cabe destacar la famosa fuente de Peralta y el bar Anita, todo un icono en la isla, y siempre lleno de turistas bajo su emparrado.

Por carreteras secundarias poco transitadas nos acercamos a la cala de Benirràs. Aquí empieza el puerto del mismo nombre. Atención. Sólo 1,5 kms pero con tres rampas que superan el 20% de pendiente. Con un desarrollo compacto de 34x25 dientes hay que levantarse de la bici y luchar cada pedalada para superar esas rampas. Descenso a la zona del Port de Sant Miquel, buen lugar para hidratarse contemplando la cala, servicios sólo en temporada alta mayo-octubre.

A continuación viene el tercer puerto de la jornada, la ascensión a Sant Miquel, culminando en la iglesia que domina todo el entorno. 2 kms de subida con alguna rampa entorno al 10-11%.

Por caminos secundarios de asfalto algo roto, llegamos a Santa Gertrudis, lugar encantador e ideal para degustar en una terraza peatonal sus famosos bocadillos.

Desde Santa Gertrudis hasta Santa Eulària elegimos el camino secundario que pasa por las faldas de la Talaya de Sant Llorenç, con bosque de gran exuberancia flanqueando la carretera.
muy corto, apenas 1 kms. con una pendiente máxima muy breve del 10%
ATENCIÓN. 3 RAMPAS POR ENCIMA DEL 20%
en la iglesia de Sant Miquel también culmina la subida que se inicia en el Puerto de Sant Miquel. La primera iglesia del quartó de Balansat era una simple capilla, que debió levantarse ya en el siglo XIV. Pero, en realidad, tal y como hoy se puede contemplar, se trata de un complejo arquitectónico, relativamente grande, que se fue construyendo por etapas. A finales del siglo XVII fue ampliada con dos capillas fondes, que configuran una típica planta cruciforme. Las dos se sitúan de forma contrapuesta próximas al presbiterio. La que ocupa el lado de mediodía es la capilla de Benirràs i se sabe que se concluyó en el año 1690. En un primer momento se dedicó al Santo Nombre de Jesús (Jesús Salvador de los Hombres), por tanto, estas siglas (JHS) conforman el anagrama central, que, por su decoración, básicamente floral, se conoce también como la capilla Pintada. Antes, a finales del siglo XVI, se había fundado la cofradía del Santo Nombre de Jesús, adquiriendo pronto relativa importancia; por eso, en un principio, la nueva capilla tuvo esta advocación. En las pinturas de la capilla de Benirràs están representados los nombres de los personajes más importantes de entonces, el rector Bartomeu Orvai y los obreros Antoni Planells Jurat y Bartomeu Celleràs. La capilla de Rubió, otra verdadera capilla fonda, se contrapone a la de Benirràs por la parte de tramontana. Cuentan los textos históricos que en el año 1691, cuando ya se había construido la primera, el obispo Josep Mora, visitante de la iglesia, consideró la conveniencia de hacer otra parecida. Inicialmente fue dedicada a la advocación de la Purísima. En el año 1785 el templo dejó de ser vicaría, para convertirse en la parroquia de San Miguel Arcángel. El edificio destaca por la bóveda ojival que cubre la nave. En los laterales tiene diversas capillas más bien pequeñas. La casa del rector está encima de la misma nave, con acceso mediante una escalera que empieza debajo del porche. La espadaña actual es del siglo XIX y simula una especie de templete, sustituyendo una anterior. El conjunto parroquial puede calificarse de monumental, con los altos y oblicuos muros de la nave, de aspecto fortificado. El patio está rodeado de construcciones y pavimentado con losas de piedra y se accede allí desde el sur por un conjunto de tres arcos. El cementerio está en el exterior, adosado al lado de tramontana de la nave.
Conocida por los veteranos pescadores locales como port de Benirrás por su estructura de bahía cerrada, protegida de los fuertes vientos, está situada en un paraje natural de singular belleza y cuenta con un frondoso bosque por el que serpentean senderos que harán las delicias de los aficionados a esta disciplina. Una amplia oferta gastronómica y la presencia del cercano islote de Cap Bernat hacen de este un lugar realmente especial. OBSERVACIONES Dimensiones: 150 m. de longitud y 40 m. de anchura Orientación: Oeste. Sustrato: Arena de grano grueso de color tostado. Fondo marino: Arena gruesa y cantos rodados. Escasa pendiente. Entorno: Natural. Localización: A 9 Km. de Sant Joan y a 25 km de Eivissa. LOCALIDAD Sant Miquel de Balansat
Un pequeño y acogedor puerto marinero que ha desarrollado a su alrededor un área turística de gran interés. Además de bañarse en sus limpias y transparentes aguas, aproveche para visitar y hacer algunas compras en el concurrido mercadillo de Punta Arabí, que abre todos los miércoles en temporada estival y donde podrá encontrar objetos de artesanía de lo mas interesante. OBSERVACIONES Dimensiones: 350 m. de longitud y 35 m. de anchura Orientación: Sureste. Sustrato: Arena fina natural de color claro. Fondo marino: Arena. Poca profundidad en suave progresión. Entorno: Urbano, turístico. Localización: A 8 Km. de Santa Eulalia y a 20 km de Eivissa. LOCALIDAD Santa Eulària des Riu
Fuente tradicional del siglo XVII donde se celebran bailes folclóricos, cada año, el 29 de junio.
http://www.kandani.es Empresa dedicada al mundo de la bicicleta en todas sus variantes. En Santa Eulària des Riu (Ibiza). Venta de bicicletas y accesorios, taller, alquiler de bicicletas y excursiones guiadas por toda la isla de Ibiza
de los más grandes y bonitos de la isla. cercano a Sant Miquel
Alrededor del Port de Sant Miquel se ha levantado un importante enclave turístico que disfruta del magnífico arenal que se extiende a sus pies. Es una playa familiar que ofrece los servicios necesarios para disfrutar de todas sus posibilidades. Ideal para practicar deportes náuticos, cuenta con buenos restaurantes donde degustar lo mejor de la gastronomía pitiusa. No deje de visitar la Cova de Can Marça. OBSERVACIONES Dimensiones: 110 m. de longitud y 70 m. de anchura Orientación: Norte Noroeste. Sustrato: Arenas naturales de grano medio y de color claro. Fondo marino: Arenas, rocas y vegetación submarina. Pendiente acusada. Entorno: Residencial, turístico. Localización: A 12 Km.de Sant Joan y a 4 Km. de Sant Miquel. LOCALIDAD Sant Miquel de Balansat
La zona de Sant Carles está repleta de almendros, higueras y algarrobos, y salpicado de bellas casas payesas. El pueblo, pequeño pero con atractivos bares y restaurantes (como ca n’Aneta, donde pueden degustarse las tradicionales hierbas ibicencas), está presidido por una bella iglesia encalada que fue construida en 1785, con una traza rectangular y un singular campanario, desplazado hacia la izquierda. El conjunto incluye un pequeño jardín en el que también hay un pozo tradicional y los restos de una almazara romana para hacer aceite. Sant Carles goza desde hace décadas de una intensa actividad cultural, ya que en los años 50 numerosos intelectuales eligieron esta zona para fijar su residencia. Todos los sábados del verano y parte de la temporada baja abre el mercadillo de Las Dalias, a las afueras del pueblo, que es uno de los de mayor solera y encanto. En sus puestos pueden encontrarse los tradicionales vestidos y camisas blancas de Ibiza, así como moda de corte desenfadado, artesanía, bisutería y artículos llegados de medio mundo y de inspiración hippie. En los alrededores, algunas playas encantadoras, como Cala LLenya, Cala Mastella o Cala Nova.
Sant Miquel es un pueblo que, aunque ha crecido con el desarrollo del turismo, todavía mantiene unas dimensiones modestas. Posee todo tipo de servicios alineados a lo largo de su calle principal. El lugar de visita obligada es la iglesia, construida sobre una colina que al igual que la de Santa Eulària es conocida como Puig de Missa. Su altitud permite disfrutar de unas vistas maravillosas del campo. En el siglo XVI se levantó la nave central de la iglesia y a finales del siglo siguiente se amplió con dos capillas laterales, la de Benirràs y la de Rubió, que cuentan con bonitas pinturas al fresco descubiertas hace pocos años y que están inspiradas en motivos religiosos y florales. La forma de cruz de la iglesia la diferencia del resto de templos ibicencos. El cementerio está adosado al edificio, que como muchos otros mantuvo una misión claramente defensiva además de espiritual
Santa Eulària es el segundo municipio en número de habitantes de la isla, tras la ciudad de Eivissa, y ofrece una gran variedad de playas, pueblos encantadores, campos solitarios y mercadillos que atraen a miles de turistas cada temporada. El pueblo de Santa Eulària está coronado por es Puig de Missa, con su iglesia fortificada, el cementerio y varias casas encaladas. Esta localidad goza de mucha actividad a lo largo de todo el año y posee multitud de servicios y comercios, una playa en el centro urbano, un atractivo paseo marítimo y un puerto deportivo. Los aficionados al golf encontrarán en Santa Eulària, en la carretera que conduce a la playa de Cala Llonga, el único campo de toda la isla. La zona ofrece también muchas facilidades para la práctica de deportes náuticos y el desarrollo de actividades por el interior de la isla. Otros tres pueblos forman parte de este municipio: Santa Gertrudis, Jesús y Sant Carles. Los tres coinciden en sus pequeñas dimensiones, la sencilla belleza de sus iglesias y su ambiente tranquilo. El municipio ofrece también un litoral plagado de playas, islotes, acantilados y torres de defensa. Entre sus calas más emblemáticas, es Figueral, Cala Boix, Cala Llenya, Cala Nova, Es Canar, Cala Martina, s’Argamassa, Cala Pada y Cala Llonga. Todas ellas son calas de arena fina, aunque también existen idílicos rincones marineros, como Pou d’es Lleó o Cala Mastella. Los dos mercadillos más frecuentados de la isla se hallan en este municipio, en es Canar y Sant Carles, y también ofrece algunos paseos inolvidables. Entre ellos, una visita a la Torre de Campanitx, situada entre Pou d’es Lleó y Cala Boix, donde puede contemplarse un horizonte de campos y mar, presidido por el islote de Tagomago.
Este tranquilo pueblo de interior se ha convertido en uno de los núcleos rurales con mayor encanto de la isla. Ir a comer un bocadillo de jamón en cualquier de sus terrazas es ya una tradición, tanto para los residentes como para los viajeros. Cuenta también con tiendas de productos artesanos, anticuarios y restaurantes que elaboran cocina de vanguardia. La localidad se encuentra en una encrucijada de caminos que la unen con Eivissa, Sant Miquel, Sant Llorenç o Sant Mateu. El centro está dominado por la iglesia, que fue inaugurada en 1797. La fachada ha sufrido diversas modificaciones con el paso del tiempo, al igual que el campanario, que fue instalado en el siglo XIX.

Kommentare

    Du kannst oder diesen Trail