Zeit  3 Stunden eine Minute

Koordinaten 965

Hochgeladen 15. November 2015

Aufgezeichnet November 2015

-
-
984 m
819 m
0
2,8
5,7
11,37 km

angezeigt 2628 Mal, heruntergeladen 60 Mal

bei Guadix, Andalucía (España)

Fotos
https://goo.gl/photos/szXPnyRi7BSayfb48

Por la mañana a primera hora hicimos dos senderos homologados por la Federación Andaluza de Montañismo en el entorno de Benalúa de Guadix: el PR-A 156 Benalúa – Bad Lands y el PR-A 159 Vega de Benalúa, ambos en la comarca de Guadix.

La primera ruta se desarrolla por las badlands, término ingles que significa “tierras malas”. En geología se refiere a tierras baldías con un tipo de paisaje de características áridas, extensamente erosionado por el agua y el viento, debido a la falta de vegetación. Cañones, cárcavas, barrancos, canales, chimenea de hadas (columnas de roca con formas en sus picos) y otras formas geológicas del estilo son comunes en las badlands. Dependiendo de las sucesiones sedimentarias que las conformen, estas tierras pueden presentar una espectacular gama de colores, que alterna capas que van del negro azulado oscuro, característico del carbón, al color de los materiales blandos, como el blanco del caolín o el yeso, por el rojo brillante

Esta ruta parte de Benalúa, del mirador del Cerro Kabila y, tras recorrer un tramo por una estrecha vereda, continuaremos siguiendo un carril de tierra en dirección a la Estación de Guadix. Este suave paseo nos permite apreciar el paisaje de los badlands en contraste con la fértil vega, teniendo siempre como fondo el macizo de Sierra Nevada. Una parte del recorrido se hace por una vía del tren abandonada de la línea que unía Guadix con el Levante peninsular. Más adelante observaremos la torre de Baza, atalaya de época medieval que formaba parte del sistema defensivo de todo este territorio. Ya en las cercanías de la Estación de Guadix podremos observar algunas cuevas-refugio medievales, en torno a las cuales ha crecido esta barriada de cuevas. Cruzando por la A-92 llegaremos al barrio de cuevas de la Estación.

El segundo sendero, el PR-A 159 Vega de Benalúa comienza en la carretera comarcal que une Benalúa con Fonelas. Desde allí y por un carril de tierra seguimos andando entre huertos donde abundan los melocotoneros, el frutal más abundante de esta zona, de gran calidad y fama, que da los matices rojos de sus hojas en la estación otoñal.

Durante el camino encontramos también varias alamedas, que en verano nos invitan a descansar en su sombra. El álamo o chopo gracias a su rápido crecimiento y su madera ligera y blanda es muy apreciada por las industrias madereras instaladas en el municipio para hacer cajas de embalaje, palos de cerillas y muebles.

Las alamedas están regadas por las acequias, entre ellas las de Benalúa y Quinte, las más antiguas del pueblo, que nos acompañan en gran parte del trayecto.
El otoño nos aporta unos matices cromáticos de gran belleza. Las hojas secas de los álamos se extienden por el suelo creando un manto multicolor en tonos ocres, amarillentos y rojizos, el silencio se rompe con el crujir a cada paso, los árboles desnudos esperan en letargo la ansiada primavera.

GEOLOGÍA DE LAS HOYAS DE GUADIX Y DE BAZA

Esta hoyas se empezaron a formar hace más de 20 millones de años, debido a lentos movimientos de colisión entre dos grandes continentes: Europa y África. Durante el proceso de formación de una cordillera, se van sucediendo grandes cambios, hay zonas que se van levantando y otras que se van hundiendo.

A las zonas hundidas se les denomina ‘cuencas sedimentarias’, y son zonas deprimidas dónde se acumularán sedimentos (arcillas, arenas, gravas, etc.) procedentes de la erosión de las zonas levantadas (sierras) que bordean a las cuencas. Las zonas levantadas de la parte sur de la Cordillera Bética, están formadas por rocas de edades muy antiguas, en general de más de 250 millones de años (todas las sierras de Granada y Jaén)

Entre 11 y 5 millones de años antes de la actualidad (el tiempo que los geólogos llaman‘Mioceno superior’), el estrecho de Gibraltar no existía y el Mediterráneo se conectaba con el Atlántico a través de una serie de brazos de mar. Uno de estos brazos de mar se situaba en la posición actual de la cuenca de Guadix-Baza. Hace aproximadamente 7 millones de años, el empuje entre las placas Ibérica y Africana provocó el levantamiento de la zona, con la consecuente retirada del mar. Este hecho nos explica por qué en la Cuenca de Guadix Baza encontramos dos grandes grupos de rocas: unas más antiguas debidas a sedimentos marinos y otras, situadas por encima y originadas a partir de sedimentos no marinos (también llamados continentales).

Hace algo más de 6 millones y medio de años el mar desapareció definitivamente, pero la cuenca siguió rellenándose de sedimentos, pero estos ahora no estaban bajo el nivel del mar, sino que eran transportados por ríos hasta lagos. Durante esta etapa de sedimentación continental se formó un enorme lago

En las proximidades del lago y en las zonas llanas aledañas al río principal se debió exhibir un paisaje de sabana como el de África. Allí, donde el agua era abundante vivían rinocerontes, hipopótamos, caballos, elefantes y pequeñas jirafas.

El medio ambiente descrito anteriormente debió de ser el ideal para que los primeros homínidos europeos decidiesen instalarse en esta cuenca a convivir y a alimentarse de estos animales. Muy probablemente llegaron a esta idílica sabana buscando alimento y un clima mejor. Sin embargo, en un momento de determinación exacta muy difícil (entre 150.000 años y 40.000 años antes de la actualidad) ocurrió algo insólito. Los relieves del Sur (Sierra Nevada y Sierra de Baza) se levantaron un poquito, produciendo una inclinación de toda la zona hacia el norte. Así, el río principal primitivo se trasladó unos cuantos kilómetros, hasta el punto de llegar a verter sus aguas al Guadalquivir (a través del actual río Guadiana Menor). Como es lógico, a partir de ese momento, el gran lago de Baza se secó y toda la zona comenzó a ser erosionada de manera muy rápida, dando lugar al actual relieve en cárcavas tan característico de esta comarca. La sabana y su enorme riqueza faunística desaparecieron para siempre.

En las cercanías de Guadix, observamos terrenos rojizos formados a partir de la arena y el lodo que transportaban los ríos que surcaron el sector occidental de la cuenca durante millones de años. Según nos acercamos a Baza observaremos el Jabalcón (a la izquierda) separando las dos subcuencas y al pasar Baza (y por ejemplo tomar la carretera de Cullar) los colores de las rocas son blanquecinos.

El carácter blando de los sedimentos que rellenaron la cuenca de Guadix – Baza, el clima semiárido marcado por la torrencialidad, con pocas lluvias pero muy concentradas en el tiempo, y la energía del relieve, situado a más de 1000 m. de altitud, provocaron, una vez capturada la cuenca, el inicio de un proceso agudo de erosión, que en la actualidad continúa, y que, en la práctica, supondrá el vaciado de la Hoya, cuyos sedimentos serán devueltos nuevamente al Océano Atlántico a través del estuario del río Guadalquivir.

Uno de los mecanismos de erosión que contribuyen a la evacuación de material y al desmoronamiento de las laderas, con el consiguiente ensanche progresivo de los cauces, es la tubificación, término conocido por los geólogos como “piping” (pipe: en inglés tubo) y por los paisanos de la comarca como “rateras”.

(Información tomada de la publicación “Geología de la cuenca de Guadix-Baza” de César Viseras y Oriol Oms)

Mehr anzeigen external

Kommentare

    Du kannst oder diesen Trail