Zeit  9 Stunden 17 Minuten

Koordinaten 3590

Hochgeladen 21. April 2015

Aufgezeichnet April 2015

  • Rating

     
  • Information

     
  • Einfach zu folgen

     
  • Landschaft

     
-
-
1.774 m
940 m
0
5,7
11
22,62 km

angezeigt 2958 Mal, heruntergeladen 137 Mal

bei La Resinera, Andalucía (España)

Espectacular y completísima ruta en la que se corona la cumbre del Lucero, auténtica pirámide almijareña que tanta fascinación causa entre los montañeros que pululan bajo sus dominios, en un recorrido circular que parte del Puente Cambril y en el que siguiendo senderos realmente magistrales como el de los Resineros, el de la Cuesta Parda y sobre todo el del Raspón de los Moriscos, nos permiten enlazar y disfrutar de unas panorámicas y unos enclaves superlativos desafiando las vertiginosas barranqueras y los abismos de las paredes rocosas que caracterizan esta agreste sierra, conocida como los Alpes Malagueños (o granaínos en este caso por la vertiente que nos ocupa), con un trazado auténticamente maravilloso. El Lucero, el Mirador del Agua, el Puerto de Frigiliana, el Cerro Caracolillo, y sobre todo un camino que conduce un pateo de ensueño hacen las delicias de cualquier enamorado de la montaña que en esta emblemática cumbre incrementará aún más este idilio tan particular con las alturas que nos caracteriza.
Iniciamos esta ruta en el Puente Cambril, justo en la confluencia del Arroyo Cambril y el Arroyo de la Venta para formar a partir de este punto el Río Cacín. En este punto nos encontraremos una barrera que impide el paso de los vehículos y desde donde podemos divisar al fondo la mole pétrea del Lucero que sobresale entre el bosque en clara y sugerente pose desafiante. Pasamos esta barrera y seguimos la pista principal que asciende muy suavemente junto al Arroyo de la Venta, cuyo murmullo nos acompaña alegrándonos estos primeros pasos de la ruta que discurren por un frondoso pinar.
Al cumplir justo el primer kilómetro de marcha nos encontraremos a nuestra derecha las azules aguas remansadas del Arroyo de la Venta en la Pantaneta del Haz del Moral mientras la pista prosigue paralela al curso del arroyo. Pasaremos frente al Barranco de la Cuesta Parda y un poco más arriba, a nuestra izquierda en el sentido ascendente que llevamos nos encontraremos con la Fuente del Agujerillo Calliente. Unos 600 metros más arriba siguiendo la pista llegaremos a la Caseta de la Cuesta Parda, antigua vivienda de los resineros que en otros tiempos dieron tanta vida a esta ahora solitaria sierra.
Veremos un panel informativo del Sendero de los Resineros y unos metros a su espalda encontraremos dicho sendero que de forma no muy marcada en su inicio comienza a ascender introduciéndose en el pinar de forma contundente, sin contemplaciones. Poco a poco se abre la espesura del monte para dar vistas al Raspón de los Moriscos y al barranco que desciende desde el Collado Cacines. Tras un empinado tramo final el sendero finaliza en un cortafuegos que encontramos en la divisoria de aguas de la loma. Las vistas aquí se abren pudiendo ahora contemplar por primera vez en la ruta la majestuosa Sierra Nevada. Atrás quedan el Plancar, Palancarillo, el Salto del Caballo, el Cerro de los Machos, Piedra Sillada,….. Buenas panorámicas para tomar aliento y afrontar el resto de subida que aún nos queda hacia el oeste buscando el Collado Cacines, primero siguiendo el cortafuegos al que le da continuidad una camino que conduce al Collado Cacines.
Este collado, ubicado entre el Lucero y el Cerro del Cenacho es un verdadero cruce de caminos. A nuestra izquierda apreciaremos que parten dos senderos: el de la izquierda nos conduciría al Puerto de Frigiliana y el de la derecha sube directametne al Collado de la Perdiz para afrontar la subida al Lucero. Nosotros en esta ocasión optamos por seguir la pista hacia el oeste que en descenso nos llevan a las Ramblas de Mota con el objeto de poder disfrutar del sendero del Raspón de los Moriscos desde su inicio y así saborear íntegramente esta obra maestra.
El descenso nos regala unas fantásticas vistas del Cerro de la Mota y del Lucero como promesas postergadas de satisfacción inminente. Llegamos a un cruce de ramblas donde nos salimos de la pista y tomamos el cauce seco de una pequeña rambla que se une a la principal y que inmediatamente se convierte en sendero hacia el oeste, supera un collado y nos conduce a una amplia pista junto a una gran rambla, la Rambla Mota, situada entre la Loma de las Vacas y el Cerro de la Mota. Seguimos la pista en suave ascenso junto a la rambla durante 1´5 kms, siempre junto al cauce y con la llamativa vista del Cerro de Rajas Negras y la Cantera del Macho al frente hasta llegar al panel informativo del Sendero de Uso Público del Raspón de los Moriscos, que es el grandioso sendero que nos llevará hasta la cumbre del Lucero.
Este sendero parte del panel cruzando el cauce de la Rambla Mota por un puentecillo de madera y que encara decididamente la subida hacia el este entre arenales y calizas dolomíticas con caprichosas formaciones geológicas en forma de agujas que amenizan esta primera subida. Llama poderosamente la atención el cresterío del Cerro del Arca también denominado las Lomas de la Mota, que ejerce una irresistible y poderosa atracción a la vista y a la imaginación, aunque nos centramos en seguir progresando por el maravilloso sendero que surca este mar de roca y que nos permite tomar un respiro en el Puerto o Collado de los Tropezones, donde disfrutamos de unas bellas vistas de Sierra Nevada y frontalmente podemos apreciar la espigada silueta del Cerro de la Mota que se erige ante nosotros, aunque si nos damos la vuelta y echamos la vista atrás nos sorprenderá la estampa salvaje del Cerro de la Chapa y sus tajos que ahora se muestra con todo su poderío. Tras descender un poco el sendero comienza de nuevo a ascender arañando esta continuidad rocosa entre la aridez del terreno causada por sucesivos incendios que mermaron la capa arbórea de la zona, en especial el producido a comienzos de los años 70.
Disfrutando de la imagen que nos regala el cercano Cerro de la Mota llegamos casi sin darnos cuenta al Puerto de la Mota, próximo a la cumbre de este cerro y desde donde ya podemos observar la espectacularidad del Lucero o Cerro de los Moriscos (el nombre de Raspón de los Moriscos hace referencia a la afilada cresta que muestra esta montaña en su arista norte), a la vez que se muestra el Mar Mediterráneo, la Axarquía y la hondonada donde se sitúa el Collado de la Perdiz también conocido como Puerto Llano, a la cual descendemos para afrontar ya sí la ascensión propiamente dicha al Lucero por el espectacular sendero que se distingue perfectamente en su progresión hasta la cumbre. Este sendero y el cuartel que apreciaremos en ruinas en la cima fue construido por los arrieros y estraperlistas que eran detenidos en el Puerto de Cómpeta por la Guardia Civil, siéndoles confiscada su mercancía que sólo podían recuperar si sus mulos subían material de construcción y agua a la cumbre del Lucero para así poder construir y mantener el cuartel de vigilancia que tenían en la cumbre. Quedará este magnífico sendero para recordar el vergonzoso y humillante abuso que sufrió esta gente y cuyo sudor nos ha dejado este sensacional legado a modo de cicatriz en la montaña de cuyo tránsito hicieron su honroso modo de vida.
La subida es dura, pendiente, sin contemplaciones, pero suavizada por el inmenso goce que es el caminar por este sendero esculpido en pura roca y que dibuja y se contonea serpenteando en el tramo de ascensión que primeramente arremete por la ladera norte del Lucerillo o Cerro de los Mosquitos o también conocido como Cerro Bartolo hasta llegar al Coladero de los Mosquitos, que es el collado de separación del Lucero y del Lucerillo, y desde se obtienen unas inigualables vistas sobre el Mediterráneo y la Sierra de la Almijara, aunque sigue impresionándonos el vertiginoso sendero que tras pasar este istmo encara la porción final de esta montaña, aferrándose a su abrupta y arisca ladera mediante un sabio y zigzagueante trazado reforzado por robustos muros de contención de hechos de piedra seca que dan soporte a tan bello camino, realmente colgado del abismo en algunos tramos y que nos conduce a la misma cima, donde se erigen las ruinas del antiguo cuartel-refugio de la guardia civil construido en el año 1948 y que contaba con una dotación de seis guardias que eran relevados quincenalmente y que prestaban labores de vigilancia y de control de paso del Puerto de Frigiliana pero sobre todo a los Maquis que resistían en estas sierras, en concreto tenían su base en el Cerro del Cisne y desde aquí eran controlados perfectamente por la benemérita realizando señales con espejos al puesto de control situado en Nerja en el mismo Balcón de Europa. Desde la cima las vistas son superlativas: Hacia el norte nos llamará la atención la mancha azul del Embalse de los Bermejales, los campos de Alhama y el Valle del Genil, y en segundo plano la Sierra de la Parapanda, las Sierras Subbéticas cordobesas, la Sierra Sur de Jaen, Sierra Arana y Sierra Mágina. Al Este tenderemos la Sierra Almijara son sus principales cumbres como el Navachica, el Almendrón, La Cadena, el Cielo, el Cisne, el Cabañeros, etc. Y en segundo plano destaca la inmensidad de Sierra Nevada junto a la Sierra de Gádor, la Sierra de Lújar y la Contraviesa. Hacia el Sur tendremos Nerja, Torrox y el Mar Mediterráneo, y en días despejados como fue nuestro caso podremos contemplar África que nos muestra su silueta a través de las montañas del Rif. Hacia el Oeste podremos contemplar lo andado con el Cerro de la Mota y el Cerro de la Chapa en primer plano y más atrás contemplaremos la Sierra de Tejeda, con su máximo exponente como es el Pico Tejeda o La Maroma destacando, y más atrás aún se aprecian la Bahía de Málaga, Sierra Blanca y la Sierra de las Nieves, donde se distingue perfectamente el Torrecilla, la máxima elevación de Andalucía Occidental.
Tras el éxtasis de las panorámicas que hemos disfrutado descendemos por el mismo camino que hemos traído de subida hasta llegar al Collado de la Perdiz, donde junto a un hito de cemento tomamos a la derecha un sendero que en dirección NE desciende por la falda occidental del Lucero entre arenales dolomíticos y pinos dispersos y con unas notables vistas del Raspón de los Moriscos y del omnipresente Cerro de la Mota hasta superar un barranquillo un poco antes de llegar al Collado Cacines desde el que nos salimos del sendero a la derecha y remontamos una lomilla campo a través sin demasiadas dificultades para encontrarnos tras ella un sendero perfectamente definido. Es el sendero que comentamos anteriormente que parte del Collado Cacines y conduce hasta el Puerto de Frigiliana.
Seguimos ahora el sendero en ascenso a la derecha en dirección SE, con unas vistas fabulosas sobre todo el Barranco formado por el Arroyo de la Venta y las mencionadas montañas que salpican el paisaje para ir manteniendo poco a poco cota hasta llegar al Mirador del Agua, ubicado en las estribaciones del Raspón de los Moriscos, afilada arista que desciende en sentido NE desde la cumbre del Lucero. Este mirador, escuetamente habilitado pero de majestuosa panorámica donde toma protagonismo las vistas sobre el Puerto de Frigiliana y el Cerro Caracolillo, con la verticalidad del Cisne y el Mediterráneo tras ellos. El Cerro de los Machos, el cresterío de la Cadena, el Navachica, etc son otros de los referentes que abarcamos desde este privilegiado enclave.
El sendero prosigue ahora hacia el sur sorteando infinidad de barranqueras, pedreras, cortados que jalonan esta escarpada ladera del Lucero, al que circunvalamos casi totalmente en esta ruta, como no podía ser de otra manera puesto que es el verdadero protagonista de la misma. Esta divertida progresión con varios subeybajas hay que hacerla con cuidado puesto que un tropezón o algún mal paso en alguno de los tramos más expuestos puede darnos un susto considerable. De todos modos el sendero no reviste ninguna dificultad y tras este entretenido periplo por la Solana de los Moriscos nos despedimos de la misma con un fuerte repechón que nos encarama al Collado Caracolillo, donde podemos contemplar el Lucero de forma más abierta pero no menos sobrecogedora, además de los impresionantes cortados de la cara sur del Lucerillo y el vertiginoso descenso del Barranco Caracolillo o Barranco del Atajo en su búsqueda del Río Higuerón hacia el que confluye. Tras recuperar el resuello afrontamos la subida ahora del Cerro Caracolillo con una fortísima subida por el sendero que se retuerce por su ladera entre pinos para llegar a su cima, donde se nos abren aún más las panorámicas. EL Cerro de los Bojes, la Cresta de los Civiles, la costa malagueña y el Mediterráneo, más el Cerro de los Machos, el Cisne, el Lucero,… Buffff. Un verdadero apoteosis visual que no deja indiferente a nadie.
Desde aquí seguimos el sendero en descenso hasta llegar al Puerto de Frigiliana, uno de los pasos emblemáticos que antaño utilizaban los arrieros y resto de caminantes para comunicar la costa malagueña con el interior. En este puerto se ha habilitado un mirador que nos regala las últimas vistas sobre el litoral, aunque en esta ocasión con el Barranco de las Angustias como guía visual hacia la costa.
Desde el Puerto de Frigiliana tomamos la pista que pasa junto a él en sentido descendente a la izquierda (si la seguimos en ascenso nos conduciría al Portichuelo). La pista recorre en descenso la cabecera del Arroyo de la Venta con su infinidad de barranquillos que confluyen provenientes del Cerro de los Machos y del Lucero, entre inmensos pinos y arenales conformando un paisaje bastante pintoresco que suple con creces el supuesto tedio de la progresión por pista. A medida que pierde altura el camino se separa del Arroyo de la Venta mientras da vistas a la Loma y el Barranco de Ubares. Obviamos la pista que nos aparece a nuestra derecha y que remonta el Barranco de Ubares para continuar por la pista que traemos y retomar de nuevo la vera del Arroyo de la Venta. Pasaremos por la Caseta de la Cuesta Parda donde en la ida abandonamos la pista y desde aquí tan solo queda seguir ésta por el camino ya conocido pasando por la Fuente del Agujerillo Caliente y la Pantaneta del Haza del Moral hasta llegar al Puente Cambril donde finaliza esta imprescindible ruta por la Sierra Almijara.

1 comment

  • Foto von murraydublin

    murraydublin 24.04.2015

    Qué ruta más completa, qué bonita. Y un informe de JPCastro que te da la sensación de estar haciendo la ruta. murraydublin

Du kannst oder diesen Trail