Fahrzeit  eine Stunde 46 Minuten

Zeit  2 Stunden 55 Minuten

Koordinaten 1305

Hochgeladen 16. März 2019

Aufgezeichnet März 2019

-
-
1.389 m
1.154 m
0
1,9
3,8
7,51 km

angezeigt 133 Mal, heruntergeladen 5 Mal

bei Piedrasecha, Castilla y León (España)

Punto de partida: Piedrasecha.
Espacio protegido:
Época recomendada: Todo el año.
Elementos de interés: Formaciones geológicas, desfiladero, cueva de las Palomas y Santas Martas.
Tipo de camino: Senda de tierra (60%) y rocas calizas (40%).
Servicios: Piedrasecha cuenta con dos casas rurales y un bar-restaurante.

Descripción del itinerario.

La ruta se inicia en Piedrasecha donde existe un pequeño aparcamiento donde puedes dejar tu vehículo. Allí tendremos el panel de información con todo lo que tienes que saber sobre la ruta (figura 1). Seguidamente tomaremos la avenida del Desfiladero, pasando primero la iglesia (figura 2) y el castillo de Piedrasecha, una fantástica "casa" rural (figura 3). Tras cruzar el puente que salva el arroyo de los Calderones, veremos un desvío que nos indica que abandonaremos Piedrasecha en ligero ascenso (figura 4), no sin antes recargar la cantimplora (figura 5) al lado del bar-restaurante "Manadero" ideal para tomarse algo al acabar la ruta.

Tras haber salido de la localidad contemplaremos la formación geológica "Fueyo" caracteriza por esos tonos tan oscuros (figuras 6, 7, 8 y 9). Y unos metros más adelante, sin nada que la rodee, se encuentra una roca colonizada por líquenes conocida como "El Serrón" (figura 10). El camino prosigue sin grandes desniveles por la margen izquierda del arroyo de los Calderones (figura 11).

En el kilómetro 2 habremos llegado al inicio del desfiladero en un pequeño merendero montando por calizas. Como se puede apreciar en la figura 12, podemos ascender antes de internarnos en el desfiladero, por unas escaleras hacia la "Cueva de las Palomas" donde en su interior se alberga la imagen de la patrona de la comarca, la virgen del Manadero (figuras 13 y 14).

Tras descender por las escaleras entramos ya de lleno en el desfiladero de los Calderones, todo un lujo tener este paraje natural tan cerca de León. Los Calderones son una garganta conformada por farallones calizos que, casi, casi, llegan a tocarse en algún punto del desfiladero. Por las piedras sobre las que caminaremos discurría hace mucho tiempo el arroyo de los Calderones, el cual desaparece en el desfiladero discurriendo bajo el interior de la corteza (figuras 15, 16, 17, 18, 19 y 20). Para los más curiosos y atentos será fácil distinguir formaciones en la roca que nos resultarán peculiares debido a sus diversas formas. Para más expertos será todo un lujo poder ver tan detalladamente lapiaces, sinclinales, anticlinales, marmitas de gigante, líneas de falla, pliegues... (figuras 21, 22 y 23).

El paisaje comenzará a despejarse al mismo tiempo en el que volvamos a escuchar de nuevo al arroyo. El camino discurre ahora entre roquedos y canchales donde apenas crece nada (figuras 24, 25, 26 y 27).

Tras pasar una cancilla (figura 28) ascenderemos los últimos metros siempre bien acompañados por los saltos de agua del arroyo (figura 29) en el que cualquier punto será ideal para hacer una parada, hasta llegar a Santas Martas, un antiguo poblado trágicamente desaparecido del que hoy en día solo queda lo que se puede apreciar en la figura 30. En este punto puse fin a la ida de la ruta aunque si nos quedamos con ganas de más podemos continuar por el camino que se desvía hacia la derecha (figura 31) para llegar a las "Vegas del Palomar", una extensa depresión kárstica, aunque esa parte se encuentra sin señalización alguna.

Impresiones.

La ruta de los Calderones es, bajo mi punto de vista, junto con el Faedo de Ciñera, las dos rutas más conocidas y transitadas de la provincia de León debido principalmente a su cercanía a la ciudad de León y a su interés natural. La ruta de los Calderones es una de esas rutas que debería de hacer todo leonés, al menos una vez en la vida. Probablemente sea ruta que más he realizado de pequeño. Es un trayecto ideal para hacer con niños, pues teniendo un poco de cuidado, es un paseo muy cómodo y fácil para todos los públicos; además de divertido y entretenido "trepando" entre las rocas calizas.

También lo es para geólogos y geógrafos que, como yo, distinguen y aprecian estas formaciones que, en muy pocos lugares, se observan tan bien como sucede en este paraje.

Kommentare

    Du kannst oder diesen Trail