Zeit  8 Minuten

Koordinaten 639

Hochgeladen 30. Dezember 2013

Aufgezeichnet Dezember 2013

-
-
1.107 m
550 m
0
5,0
10
20,05 km

angezeigt 3399 Mal, heruntergeladen 117 Mal

bei Valle del Moro, Asturias (España)

TARANES (570)-VALLE DEL MORO (740)-EL COLLÁU (762) (Parque Natural de Ponga)

DATOS TÉCNICOS:

RECORRIDO: 20 k.
ALTURA MÁXIMA: 1.108 m.
ALTURA MÍNIMA: 600 m.
ASCENSO TOTAL: 1.352 m.
TIEMPO EN MOVIMIENTO: 5,40 h.
FECHA DE REALIZACIÓN: Diciembre de 2012.

TARANES es una población pongueta a la que se llega desde la AS-261, SANTILLÁN (140) (Amieva)-BELEÑO (619) (Ponga), K-13,5 -desvío en PUENTE DE MESTAS (400) por la PO-4 pasando por TANDA (540)-, aldea muy próxima. Se extiende por una ladera en la base oriental de la peña homónima, a la orilla izquierda del río del mismo nombre, cuyas aguas precipitan por la FOZ DE LA ESCALADA (850), una de las clásicas vías de acceso al Tiatordos (1.951) y a la Llambria (1.749). El topónimo parece derivarse del vocablo celta “Taranis”, dios del trueno. Por la relevancia de su caserío todo el conjunto está considerado de interés popular, según se recoge en el “Inventario Histórico Arquitectónico de Asturias”.

VALLE DEL MORO (740) es una aldea perdida en los confines del concejo pongueto, recostada escalonadamente sobre la margen izquierda del río homónimo, completamente aislada y en la actualidad abandonada, que según leyendas la habitaron árabes huyendo de los astures, de ahí el apodo de “moriscos” referido a sus habitantes.
La extrema lejanía y ubicación recóndita de la aldea eximían a sus moradores del precepto de oír misa los domingos.

EL COLLÁU (762) es un alto en el que culmina la ladera sobre la que se asienta el mencionado pueblo, en su día zona de paso hacia Piloña (Infiesto) a través del COLLADO DE TRASLAFUENTE (1.053).

El Parque Natural de Ponga -Reserva de la Biosfera, julio de 2018-, que ocupa la totalidad de ese concejo, se sitúa en la montaña centro-oriental de Asturias, entre el Parque Nacional de los Picos de Europa y el Parque Natural de Redes, con una superficie protegida de 20.533 hectáreas. Se caracteriza por un fuerte relieve en el que destacan cordales rocosos, como la crestería del Tiatordos (1.951) de naturaleza calcárea, y encajonados desfiladeros, como el de los Beyos, donde los abruptos roquedos calizos son cortados limpiamente por el cauce del río Sella.

Abundan asimismo masas boscosas formadas por tejos, robledales, abedulares, fresnedas, castañares, arces y alisedas. Pero entre la flora destacan los hayedos, siendo estrella la “Reserva Natural Parcial de Peloño” que ocupa unos 15 kilómetros cuadrados de gran relevancia ecológica. El parque tiene asimismo reconocidas otras figuras de protección: “Lugar de Importancia Comunitaria de Ponga-Amieva”, “Zona Especial de Conservación Ponga-Amieva” y “Zona de Especial Protección para las Aves Redes”.

Dejamos el vehículo en un pequeño aparcamiento junto a la última curva que da acceso al pueblo. De allí mismo parte la RUTA DE ALTA MONTAÑA "TIATORDOS" por la FOZ DE LA ESCALADA (850). Nosotros atravesamos el pueblo y por pista de cemento en ascenso con fuerte desnivel nos dirigimos rumbo noroeste, entre cierres de fincas y manchas boscosas, hacia el COLLADO DE TARANES (1.086).

En ese tramo han quedado a nuestra espalda, que ahora apreciamos con mejor perspectiva, el CORNIÓN y sus aledaños más modestos TEXEDAL (1.668), VALDEPINO (1.745), CANTU CABRONERO (1.998) y PEÑA BEZA (1.958), junto a las cumbres ponguetas en primer plano, empezando por el PIERZU (1.552) para terminar con el TIATORDOS (1.951), y llevando siempre a nuestra izquierda PEÑA TARANES (1.681) y LLAMBRIA (1.752). Al fondo hacia el oeste divisamos en lejanía EL COLLADO LLUÉS (1.108), nuestra referencia inmediata. Llaneando por pista nos dirigimos al mismo, con el muro protector de la LLAMBRIA (1.752) a nuestro lado izquierdo, tapizado de hayas y otras especies, y anchos valles al norte con cimas menos altivas, entre las que destaca el pico LA MOTA DE CETÍN (1.134), techo de Parres.

El nuevo collado, con cabañas dispersas, praderías y pastizales, es atalaya para detenerse a contemplar hacia el oeste el trío simétrico, con sus collados como divisoria, que componen CUETÓN LES TRAVIESES (1.463), LOS TORNOS (1.551) y MAOÑO (1.418). La ruta gira al norte descendiendo entre hayas hasta la vecina COLLADA DE CUADRAMONU (937), otra majada con sus cuadras y ganado pastando, ubicada entre los ríos Les Cuerres y Semeldón.

La pista continúa descendiendo rumbo oeste, y pronto se divisará al fondo el pueblo abandonado VALLE DEL MORO (740), recostado sobre la ladera que culmina en el COLLÁU (762). El descenso es muy prolongado, serpenteando entre especies arbóreas de colores vistosos con predomino de amarillos y ocres, hasta un puente que cruza el río Valle del Moro emergiendo de la FOZ DE SAOLLA (545).

Nos resta una corta subida hasta el caserío con su pequeña ermita dedicada a San Antonio y casas semiderruidas. Lo atravesamos mirando con cierta nostalgia las ruinas donde antes hubo vida. La meta final es el COLLÁU (762), donde descansamos algún tiempo para reponer fuerzas de cara al camino de vuelta, que se presenta más fatigoso. Pero antes fijamos la mirada en el vistoso y tupido valle colindante con las estribaciones piloñesas de la SIERRA DE AVES, donde domina el VÍZCARES (1.421), techo de ese concejo, estribaciones que se pierden abruptamente en el COLLADO DE TRASLAFUENTE (1.053), paso obligado en otra época para el acceso a VALLE DEL MORO (740) desde Infiesto y pueblos de la comarca.

Todos los puntos de interés marcados en esta ruta constituyen por sí mismos un objetivo con sobrados alicientes, pues son hitos del camino que merecen nuestra atención y entusiasmo. Por ello no sería necesario llegar hasta el final de la misma para disfrutar con su belleza, si bien nosotros nos sentimos hartamente recompensados tras completar el recorrido de 20 kilómetros entre ida y vuelta, con un ascenso acumulado de l.352 metros. Es por tanto una ruta exigente, no por su dificultad técnica, pues discurre siempre por pista, sino por su distancia y por el esfuerzo físico que comporta al tener que superar sucesivos altibajos.

La recompensa es el placer que conlleva la visión de accidentes geográficos y circunstancias que pocas veces se conjugan en un mismo itinerario. Es la variedad y belleza del paisaje, que alterna alta montaña con bosque, collados, camperas, arroyos... junto al contrapunto de la nieve y el colorido del otoño, tardío en diciembre para el hayedo, pero vivo y deslumbrante en los castaños, robles, alisos y abedules. Pero, sobre todo, el hechizo que emana de la capilla, dedicada a San Antonio, y de casas escalonadas del viejo pueblo, ruinas que nos traen el eco de primitivos pobladores, aislados del mundanal ruido, morando en una Arcadia ¿feliz?
LOCALIDAD PONGUETA
COLLADO DE TARANES
COLLADO LLUÉS
COLLADA CUADRAMONU
VALLE DEL MORO, población pongueta abandonada.
COLLADO que comunica Ponga con Piloña a través del Collado Traslafuente.

1 comment

  • Foto von ferjustin

    ferjustin 31.12.2013

    Nuestro paso por Taranes nos supuso encontrarnos con tres tejos, siendo el de mayor tamaño y belleza el que encontramos en la vieja escuela, hoy remodelada como vivienda. https://es.wikiloc.com/rutas-outdoor/taranes-600-valle-del-moro-740-el-collau-762-parque-natural-de-ponga-5866109#wp-5866110/photo-3158472

Du kannst oder diesen Trail